viernes, 26 de agosto de 2016

Reseña (película): Kingsman, el Servicio Secreto

Título: Kingsman: el Servicio Secreto
Basado en: The Secret Service, de Mark Millar y Dave Gibbons
Director: Matthew Vaughn
Protagonizan: Taron Egerton, Colin Firth, Samuel L. Motherfuckin Jackson, Michael Caine, Mark Strong.
Año: 2015

Esta reseña contiene spoilers menores, porque no quiero arruinarle a nadie la experiencia de ver esta película.


Al contrario que con Zoolander 2, esta reseña va a ser una alabanza. A una de las mejores películas del 2015 y que me hizo pasar un rato increíble, un homenaje pero también una deconstrucción de las películas de espías. Es una película tan extraña, absurda y exagerada que se toma a sí misma con toda seriedad, y por eso es que resulta.


¿De qué trata Kingsman?

Nos cuenta la historia de Eggsy, un chico londinense que vive con su madre, su hermana bebé y su padrastro abusivo. Eggsy pasa sus días peleando en la calle y cometiendo pequeños robos, hasta que termina con el prospecto de ir a la cárcel. Sin embargo, al último minuto un hombre llamado Harry Hart lo ayuda a salir de ahí. Como pago de una deuda con el difunto padre de Eggsy, Harry le ofrece la oportunidad de convertirse en un Kingsman, un agente secreto. A partir de ese momento, Eggsy se verá envuelto en el reclutamiento más peligroso de su vida, el curioso mundo del espionaje, y una conspiración maquiavélica para destruir a la humanidad.

Hombre, que es James Bond pero mejor.

Vamos por partes. La trama es clásica, una historia de espías y villanos. Pero al mismo tiempo que es una historia clásica, logra darle un aire fresco y original a este mundo, subvirtiendo todas tus expectativas sobre los personajes y los clichés de espías. Por poner un ejemplo, está el villano: Richmond Valentine, interpretado por Samuel L. Jackson. Una mente perversa y capaz de planear el fin del mundo... pero le repugna la sangre, le tiene fobia, y aparte, tiene un ceceo. Habla azí
Ya me asusté.
Los personajes... son lo mejor de la película, junto con la acción. Eggsy es un poco meh como personaje al principio, pero a medida que gana experiencia adquiere su personalidad y más confianza en sí mismo, y logra enfrentarse a sus miedos y crecer como persona. Su evolución es de lo mejor planeado en esta película, y es ejemplificado por las palabras de Harry: "Veo a un joven con un gran potencial que está malgastando, y al que puedo hacer un caballero". Al final, logra serlo. 
Harry es la quintaesencia del caballero, un hombre dedicado a su trabajo de Kingsman y un aprecio genuino por Eggsy. La relación entre ambos es preciosa. 
La imagen más británica de la historia
Valentine... es un cabrón despreciable, un psicópata absoluto, y por todo eso un villano genial (sabes que cuando un villano cecea y aun así te da escalofríos, es que es un gran villano). Mark Strong también brilla con su Merlín, el asistente tecnológico de los Kingsman y un personaje estoico y con su  particular humor mordaz. Michael Caine, a pesar de no salir mucho, da una buena actuación. Y la asistenta asesina de Valentine, Gazelle, también es genial. Mira, tiene cuchillas en vez de piernas. No pidas más.
Dios mío :3

La acción: perfectamente coreografiada. Sé que a esta película (y a la saga de Jason Bourne) le critican que la acción sea demasiado rápida y frenética, pero no me pareció así. La pelea del bar es una gran entrada para Harry (y es un gusto ver a los cabrones que los molestaban siendo pateados), y la pelea en la iglesia: es definitivamente el mejor momento de la película. Una sola toma, durante tres minutos, con Freebird de Lynyrd Skynyrd tocando de fondo. Impresionante... y muy violenta. Bastante, me recordó a Crossed y otros cómics de Garth Ennis.
Por favor no busquen Crossed si aprecian su sanidad mental.


Los temas que trata la película, por cierto, son tratados de una manera sorprendentemente buena. "El fin justifica los medios", el enfrentarse a los miedos, cómo los políticos y las empresas manipulan todo para su beneficio... son cosas que le dan trasfondo a la película y te hacen pensar: esto podría llegar a pasar. Da verdadera felicidad cuando Valentine y sus colegas políticos reciben su merecido.

El soundtrack y el aspecto visual también son puntos a favor. La película tiene un aspecto muy británico, con colores saturados y brillantes para resaltar el estado de ánimo de cada escena. Y el soundtrack está muy bien escogido: el contraste entre Give it up y la escena de devastación final es brillante (y algo perturbador).

¿Cosas malas? Tal vez algo de prisa en la ejecución de algunas escenas, como la de la disco, y en el final (se sintió apresurado que todo el mundo volviera a la normalidad con tan pocas consecuencias después de un cuasi-apocalipsis así), pero en general, muy bien hecha.
En resumen, recomendadísima, la segunda mejor película de acción de 2015. (Primero va Mad Max Fury Road). Su secuela, Kingsman: The Golden Circle, sale en 2017. A esperar.

Ah y al final hay sexo anal. No es muy relevante, pero... es un buen trasero.


CALIFICACIÓN: 4.7/5


Les dejo este gif de Eggsy bailando. Por qué? Y por qué no?