jueves, 10 de noviembre de 2016

Cosas que estoy leyendo y viendo (pero muy lentamente)

En serio, muy muy lentamente.
¿Por qué? Exámenes de fin de año, principalmente. Mañana debo subir cálculo y física para no quedar en la cuerda floja. Afortunadamente el miércoles acaba todo y el viernes sé mis notas definitivas. Aleluya, dijo el moribundo.

Y todo este tiempo he estado leyendo y viendo, de a trocitos, varios libros y series distintas, y con las que me pondré al día en vacaciones. Son:

IT, de Stephen King

Es un libro brutal (y brutalmente largo, con 1024 páginas), y eso que llevo menos de la mitad. Una combinación inquietante de nostalgia, amor y horror, y los sentimientos nacientes de la preadolescencia. Pinta muy bien.
Lo mejor hasta ahora es que a pesar de que el horror que es IT (o Pennywise el payaso saltarín) ha salido en contadas escenas, el poder de las imágenes y la narración es tanto que su presencia queda mucho después de leerlo. Mención especial para la primera maldita escena del libro, por Dios.



El Nombre del Viento, de Patrick Rothfuss

Otro libro largo (847 páginas, un poco más que Juego de Tronos, pero ése me pareció mucho más sencillo de leer), y denso. Me refiero a que Rothfuss ha creado un mundo muy original, que a pesar de beber bastante de Tolkien (aunque quién no) logra desligarse de él en lo importante. Leerlo hasta ahora ha sido un reto, porque toca prestar atención a muchos detalles casi irrelevantes.

Tengo un problema: el protagonista, Kvothe. Es demasiado perfecto, como decían muchos críticos del libro. Algo insufrible. En todo caso, por ahora, buena construcción de mundo.


Stranger Things

La serie de la que todo el mundo habló el año pasado y ha recibido aclamaciones y amor de todo el mundo.
Y con buena razón.
Voy en el cuarto episodio y es una cosa increíble, por decir algo. No sé qué decir sin sonar demasiado pedante... es muy buena, está muy bien realizada, desde lo técnico (las imágenes, las tomas, la música) y desde lo narrativo, rindiendo homenaje a las películas y sagas de los 80 (Los Goonies, Contacto, las novelas de Stephen King). Todo sazonado con un sentimiento de horror ligero, casi imperceptible hasta que te salta encima.


También empecé a leer las primeras páginas de We are the ants, de Shaun Hutchinson, y está bastante bien. Un chico gay al que una raza alienígena le da la decisión de evitar el Apocalipsis o no presionando un botón, y tiene tres meses para pensarlo. Es una mezcla de humor ácido, crítica y reflexión sobre el lugar del hombre en el universo. Quiero saber si oprime el botón o no.



No hay comentarios:

Publicar un comentario