martes, 3 de enero de 2017

Reseña (película): Doctor Strange

Título: Doctor Strange: Hechicero Supremo
Basada en: Doctor Strange, de Steve Ditko y Stan Lee
Director: Scott Derrickson
Protagonizan: Benedict Cumberbatch, Chiwetel Ejiofor, Rachel McAdams, Benedict Wong, Tilda Swinton, Mads Mikkelsen.
Año: 2016

La verdad es que esta era una película con la que ya iba vendido. Benedict Cumberbatch, uno de los cómics más surrealistas de Marvel, un elenco impresionante, y un par de trailers con efectos que me dejaron con la boca abierta.
Y no me ha decepcionado.

Doctor Strange cuenta la historia de Stephen Strange, un cirujano neurólogo egoísta y arrogante, que trabaja con su exnovia Christine en uno de los mejores hospitales de Nueva York. Distraído al conducir, Strange sufre un accidente que lo deja con las manos destrozadas y daño neurológico. Buscando curarse, y después de probar todas las alternativas médicas, el doctor cruza el mundo para llegar al monasterio de Kamar Taj, donde aprenderá las artes místicas de la hechicera Ancestral, los aprendices Mordo y Wong, y se verá envuelto en una guerra sobrenatural para salvar al mundo.

Empecemos por admitir que la película es Iron Man pero mística. Eso no le quita méritos en ningún sentido.

Lo primero que destaca de Doctor Strange son los efectos visuales. Lo que hizo Inception esta película lo eleva a la onceava potencia, con construcciones dignas de M.C. Escher, fractales, paradojas, bucles, y deformaciones del espacio. La secuencia en la que Ancestral le muestra a Strange las numerosas dimensiones que existen, con todos sus horrores y maravillas, se ha convertido en una de mis escenas favoritas de Marvel (junto a la pelea de Hulk y Loki en Avengers).
Verdaderamente, el equipo de efectos especiales de la película se merece un aplauso (y si se puede, un Óscar).

  Las actuaciones también son impecables. Benedict Cumberbatch (por supuesto) interpreta muy bien al hombre arrogante, luego roto, y por último honrado en el que se convierte Strange. Tilda Swinton es una Ancestral llena de matices y profundidad, lo mismo que Benedict Wong como Wong (eso no me lo esperaba), dándole un toque de humor a un personaje bastante plano en los cómics.
Mads Mikkelsen como Kaecilius, logra, aunque no del todo, hacer que un villano de Marvel sea interesante (algo que no vemos desde Loki), mostrando la lógica y el frío razonamiento tras sus acciones. Pero el que en mi opinión se lleva la palma aquí es Chiwetel Ejiofor con su papel de Karl Mordo. Su relación con Strange, oscilando entre la amistad y la rivalidad, y la evolución del personaje hasta el final, me parecieron excelentes (además de ser un peligro bastante serio para la próxima película).

El guión y el humor de la película fueron un gran punto a favor. Tiene los chistes en los momentos justos y sabe equilibrar muy bien esos momentos con el drama. Las conversaciones de Ancestral, Mordo y Strange son brillantes a la hora de sentar el tono y la personalidad de cada uno de ellos.

Un punto menor, pero importante de todos modos, es la banda sonora. Añade mucho a la atmósfera de la película.

AHORA... mi problema principal con la película es el ritmo. Hay momentos a los que se debió prestar más atención. Darle más aire amenazante a Dormammu, caracterizar algo más a los demás aprendices de los templos. Al principio el ritmo cojea un poco, dando saltos en las escenas de rehabilitación de Strange. Es un problema menor, que no daña el resto de la película, pero aún así es como si ésta tuviera dificultades para empezar.

Doctor Strange es, definitivamente, de lo mejor que ha hecho Marvel últimamente, y pone una barra bastante alta para sobrepasar. Esperemos a ver qué nos trae Guardianes de la Galaxia vol. 2 y Spider-man Homecoming.

CALIFICACIÓN: 4,2/5





No hay comentarios:

Publicar un comentario